Enseñan en CCAU a querer a la Ciudad. [Periódico Mural].

Por Rebeca Pérez
Guadalajara  (14 julio 2013).-
 
La falta de interés en el patrimonio cultural, las malas decisiones en torno a la movilidad y a la imagen y el diseño de la Ciudad, tienen que ver con la limitada preparación de los arquitectos, afirma el fundador del Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana, Adolfo Peña Iguarán.

"Si vemos la Ciudad, es un reflejo de las instituciones académicas, los arquitectos que estamos formando no están haciendo muy bien su chamba; hay señales graves de lo que está ocurriendo como el tiradero de casas de valor patrimonial por el Centro, los problemas de movilidad, hay muchas cosas", narra.

El arquitecto tapatío, junto con un grupo de amigos como Alejandro Guerrero, Thomas Watking y Della Burke, decidió crear este espacio para que los arquitectos tengan acceso a diversas formas de pensamiento a partir de la arquitectura, pero con cruces tan variados como la sociología, la filosofía, el urbanismo, la movilidad, el cine y la historia, para que en su ejercicio profesional traten de tomar las mejores decisiones, con base en la variedad de información y el conocimiento.

"Las clases de teoría e historia de la arquitectura buscan que los asistentes empiecen a conocer la Ciudad, porque si no sabes apreciarla menos la vas a querer; si no sabes qué valor tienen algunas fincas o por qué lo tuvieron, menos te interesará saber qué ocurre con ellas, es una línea muy delicada", completa el académico, quien ha dado clases en universidades como el ITESO y el TEC de Monterrey.

Ahora, la figura del arquitecto es más bien como la de un técnico, no como la de un profesional que reflexiona en torno a su espacio y sus necesidades, por eso Peña Iguarán decidió abrir este espacio para la reflexión y el diálogo desde hace tres años.

"No hay espacios para la reflexión en las Universidades, en algunas desaparecieron las materias de teoría e historia de la arquitectura, es algo grave, porque sin ello estás fuera de un entendimiento de lo que ocurrió en el pasado", define Peña Iguarán, quien estudió arquitectura en el ITESO.

"Estas asignaturas pasan a ser menos importantes en la currícula por eso, pero hay una comunidad que tiene una necesidad muy grande de hablar sobre historia, teoría o crítica de la arquitectura", añade el arquitecto, egresado de maestría en la Universidad de Harvard Graduate School of Design en 2001.

La dinámica del CCAU es poner varios temas sobre la mesa, desde el debate académico, teórico y práctico en torno a la arquitectura, pero con la idea de abrir el panorama hacia diversos tópicos, porque la figura del arquitecto ya no es la de un profesional que trabaje solo en su despacho, sino que ahora debe colaborar con todo un equipo de especialistas en variados temas.

"Ya no puedes entender la arquitectura como una materia en una burbuja, esta idea de entender al arquitecto aislado en su despacho ya no sucede, ahora trabajas con un equipo, con ingenieros, con estructuristas, con gente experta en temas de agua, de transporte y en la escuela hay un divorcio entre esta idea, quizá a los chicos les cuesta entenderlo y a los maestros transmitirlo, hoy más que nunca debe existir este trabajo en equipo", asegura.

A detalle

El Centro para la Cultura Arquitectónica y Urbana tiene dos ciclos de trabajo que se inician en primavera y otoño, además de un programa de cine, que se realiza a la par con cada módulo y que tiene que ver con la Ciudad y la arquitectura, el espacio realiza conferencias con especialistas locales, nacionales e internacionales cada jueves, a las 20:30 horas.

El ciclo de otoño empezará este 29 de agosto próximo, con Rozana Montiel, quien se especializa en arquitectura en el espacio público. El recinto también tendrá como invitados al urbanista José Castillo, entre otros.

El CCAU se ubica en Ghilardi 120, entre Juan Manuel y Justo Sierra. Para más contactos, el centro está disponible en Twitter, como el usuario @CCAUSALIDAD. También está en Facebook y su correo de contacto es ccau.info@gmail.com.