Artículo por Thomas Watkin miembro del consejo directivo del CCAU en DOMUS México

Este artículo se publicó en la versión impresa de Domus México 02, Agosto/Septiembre 2012

Mucho se ha dicho sobre el desafío de las políticas de vivienda social en México y de su producción, comercialización y planificación masivas. Ya no es un enigma para nadie la escala industrial de la promoción inmobiliaria y sus efectos negativos tanto sociales como urbanos. Tantas líneas de texto y tantas cifras impiden ver el problema de la vivienda social. Las imágenes fotográficas, sin embargo, han sido desde hace mucho tiempo utilizadas para explicar las condiciones de la vivienda y del modo de vida. En el Nueva York de principios del siglo XX, el activista y periodista Jacob Riis investigó con su cámara los tenements del Lower East Side para presionar a favor de las reformas de salubridad en la vivienda. Lo mismo sucedió con una fotografía de la periferia informal de Lima, Perú, tomada por la editora Monica Pidgeon en los sesenta, publicada después en un libro del historiador Leonardo Benevolo y en la revista mexicana Arquitectura Autogobierno (1976). La circulación de las fotografías y su poder de comunicación visual suelen representar más rápida y ampliamente un fenómeno social. Movidos por el deseo de comunicar el problema de la vivienda social; artistas, arquitectos y urbanistas en México han echado mano de sus cámaras para representar esta nueva realidad de la vivienda.

Tomando el caso de la ciudad de Monterrey, el fotógrafo Alejandro Cartagena relata en su libro Suburbia Mexicana (2011) las causas y efectos que esta construcción de la vivienda social tiene sobre el paisaje natural y urbano. Así mismo, la investigación visual titulada Two Million Homes for Mexico de la fotógrafa mexicana Livia Corona, se interesa en el impacto de esta urbanización sobre el modo de vida y la cultura urbana. La perspectiva metodológica de su obra se acerca a lo que en las ciencias sociales se llama antropología visual. Algunos artistas extranjeros investigan también el tema de la vivienda social tratando de producir imágenes y mediatizar el fenómeno urbano en proceso. Es el caso de la arquitecta francesa Raphaële Goulet, quien después de viajar por varias ciudades mexicanas realizó una película documental crítica titulada Lucha Libre (2009), o del artista catalán Jordi Colomer, quien desarrolló un video acerca de la ciudad de Ixtapaluca, ubicada en la periferia de la Ciudad de México, sobre la carretera a Puebla, donde se concentran más de 47 mil casas idénticas. Después de filmar la inmensidad del conjunto desde un helicóptero, Colomer aterrizó con su cámara para mostrar la vida cotidiana de esta suburbia. Sin embargo, cuando el artista realizó su video Avenidad Ixtapaluca (2009) el fenómeno urbano y social de la suburbia mexicana ya no era un misterio. De hecho, Ixtapaluca se ha vuelto un fenómeno visual de representación de la vivienda social y al mismo tiempo un icono de la condición urbana y cultural actual del país.

Desde las primeras construcciones de lotificación en Ixtapaluca un fotógrafo aficionado tomó un cliché sorprendente desde el cielo. Oscar Ruiz, piloto de helicóptero y conocido por sus fotografías desde las alturas, captura con su cámara una porción de la casas de Ixtapaluca "el 21 de septiembre 2003 a la cinco de la tarde." Su fotografía, publicada desde entonces en periódicos internacionales y en su sitio web, suscita controversia. Oscar Ruiz ha tenido que afirmar la autenticidad de su imagen frente a varios internautas que lo acusan de trucajes y de fotomontajes. En efecto, la fotografía ofrece un encuadro surrealista de una vista casi axonométrica de cientos de casas iguales y descontextualizadas.

En 2006, Livia Corona solicitó al piloto que la volara para tomar su versión de la vista aérea de Ixtapaluca. Ante su rechazo, la fotógrafa pidió a Domus que la ayudara a realizar dicha imagen para un articulo titulado Postcards from the Edge (nº 899, 2007). A diferencia de la imagen de Oscar Ruiz, la de Livia Corona permite "ver el ensamble y el detalle" al abarcar la vida urbana, la extensión de la urbanización de casas y el horizonte del paisaje de los volcanes. La imagen se volvió un ícono, circula por el mundo en exposiciones y se publica en numerosos artículos de prensa o revistas. La dimensión global y mediática de esta fotografía culmina con su publicación en la introducción del libro Our Choice: A Plan to Solve the Climate Crisis (2009) escrito por el político y activista ambiental Al Gore.

Esas representaciones visuales críticas y documentales acerca de la condición suburbana mexicana ofrecen otra dimensión cuando la imagen pierde su autor. Este fue el caso de estas dos famosas fotografías de Ixtapaluca, que han sido difundidas ampliamente en Internet. Pasa lo mismo con las instituciones públicas mexicanas u organizaciones privadas que anonimizan las imágenes y se las apropian. Mientras la fotografía de Livia Corona conserva casi toda su integridad en estudios urbanos, trabajos académicos, o reportes de políticas públicas, la producida por Oscar Ruiz, más abstracta y manipulable, ha sido el objeto de transformaciones e influencias.

Cuando el gobierno federal mexicano adoptó en 2010 el Articulo 73 de la Ley de la Vivienda —que exige a los promotores seguir un reglamento y principios de densidad, usos mixtos, y planificación del transporte publico— la imagen de Oscar Ruiz se instrumentalizó para representar de otra manera esta suburbia mexicana. Por encargo del urbanista Richard de Pirro para la Secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL), el artista Malcom Coehlo dibujó en 2008 una imagen a partir de esa fotografía que constituye la principal ilustración que acompaña los materiales de difusión de esta política de vivienda. La fotografía se utilizó como un soporte útil y eficaz para un collage que comunica visualmente las transformaciones que implica la ley sobre la organización formal de los desarrollos de vivienda. El poder de difusión de la fotografía de Oscar Ruiz rebasó el campo de las reformas de las políticas públicas para asentarse en el imaginario de la cultura popular cuando el grupo de música ingles Radiohead se inspiró en esta fotografía para la composición gráfica de un póster promocional para Xendless Xurbia (2010), uno de sus álbumes.

Thomas Watkin es urbanista y sociólogo francés. Vive y trabaja en Guadalajara. Es miembro fundador del Centro para la Cultura Arquitectonica y Urbana (CCAU).