Playtime

1967

2013-09-19

Jacques Tati se propuso crear un personaje universal, un article_type_id corriente y vulgar, desbordado por los excesos de la vida moderna, despistadísimo y amante de la sencillez. Entonces nació Hulot, monsieur Hulot, y de este individuo, interpretado por él mismo, se ha servido Jacques Tati para mostrar «esa clínica de enfermos mentales que es el mundo». Y sin esforzarse en la ridiculización, ya que piensa que las situaciones límites provocadas por los excesos del progreso son ridículas en sí mismas.

Tati juega (play) con el tiempo (time) y con el espacio de sus personajes. No pone obstáculos a sus viajes de locura: por el contrario, les anima y les deja que vean cómo todos los aeropuertos, todas las ciudades, todas las calles y todos los rostros son esencialmente los mismos.

Entrada libre. Subtítulos en español.