Lo que podemos aprender de Camile

David Gutiérrez (Colombia)

2021-02-18

Camille es una metáfora, una narrativa especulativa y un artefacto de deseo sobre un futuro
mucho más justo en tanto no se ignora los problemas de violencia económicas, raciales, de
género y coloniales, ecocidio, extinción de especies, y desertificación y extractivismo de los
territorios y las vidas de Donna Haraway en Quedarse con el Problema (2016). Con esta figura,
Haraway quiere proponer prácticas materiales para mundear una vitalidad posible y
responsable de sus contradicciones. No es un relato del universo, no es un relato de excepción
o de excusa. Es una propuesta de compromiso.
En estos largos meses de encierro por el manejo de la pandemia por infecciones del Covid-19
muchas de estas interpelaciones se develaron en nuestras cotidianidades. Camille nos puede ayudar a sentir-pensar lo que nos ha pasado, ayudarnos a considerar cómo ciertas prácticas de
cuidado y de prácticas artísticas se quedan con el problema. Nos ayuda a nombrar qué hemos
estado haciendo. Sin redención, nos quedan acciones más situadas, afectivas, vulnerables y
concretas.